• Matt

La ropa del alma

¿Qué tan importante es estar a la moda?


En la sección de la Torá que leemos esta semana, encontramos lo concerniente a las vestiduras sacerdotales ordenadas por D"s para el oficio del Mishkán.


Samuel Pagán explica que las vestiduras de los sacerdotes eran signos adecuados de la naturaleza especial de las responsabilidades que llevaban a efecto (Ex 28:1-43). Las vestiduras de Aharón eran dignas de un sumo sacerdote, por la naturaleza particular de sus labores cúlticas: incluía el efod, que era un tipo peculiar de chaleco litúrgico, y el pectoral, que se usaba sobre el efod, y contenía una bolsa para llevar el Urim y el Tumim, que eran los instrumentos sacerdotales para consultar a D"s y descubrir la voluntad divina en torno a los diversos asuntos sobre los cuales eran consultados por el pueblo (Ex 28:30).

Tal como señala el comentarista, cada uno de las ropas y ropajes que los sacerdotes debían usar tenían un significado que iba en consonancia con las labores litúrgicas de la Tienda de Reunión.


Los sabios nos han enseñado que todo lo que existe y ha existido aquí en la Tierra es un microcosmos de la la esfera espiritual invisible a nuestros velados ojos humanos. Así como existe un Mishkán existe uno celestial y eterno, así como existe un sumo sacerdote terrenal existe uno que también es verdadero y eterno en lo espiritual. En este sentido el autor anónimo de la carta a los Hebreos nos dice que el Mesías, Yeshúa, ha oficiado y oficia por nosotros en el Tabernáculo celestial, verdadero y eterno como contraparte del oficio terrenal llevado a cabo Aharón en la época del Tabernáculo del desierto.


Pero también el significado de las vestiduras sacerdotales pueden ser una imagen de las ropas con las que nuestra alma debe vestirse. El jasidismo enseña que tres son los ropajes fundamentales del alma: el pensar, el hablar y el actuar. Estas tres acciones deberían estar siempre a la moda de la Torá, conforme a la voluntad divina.


Nuestro pensar, como figura de la mitra (tzitz) sacerdotal, debe llevar la lámina (nezer) de oro con el grabado "consagrado a D"s". Un pensamiento acorde a la Torá y a la fe en D"s es lo principal y lo primero para que el resto de nuestras acciones sean agradables a Él.


Nuestro hablar, es decir, nuestro corazón, porque de la abundancia del corazón habla la boca, debe siempre estar envuelto por el efod. Según algunos comentaristas, el propósito simbólico [del efod] era que el sumo sacerdote recordara a todo el pueblo cuando abogara ante Dios por su favor y ayuda. De la misma manera, nosotros que hemos recibido el favor de la gracia de D"s medianta la obra del Mesías debemos tener un corazón agradecido que nos lleva a hablar sobre la verdad y el amor de D"s.


Nuestro actuar debe siempre estar guiado por D"s. Tal como el sumo sacerdote consultaba a D"s a través del Urim y el Turim, nosotros hoy debemos pedir a D"s su guía en todo tiempo para que podamos hacer su voluntad y no la nuestra.


Las modas modas humanas pasan, son vanidad, pero la moda de la Torá es eterna, nunca pasa. Que D"s nos ayuda a poder siempre vestir de acuerdo a su moda.

7 vistas

© 2017 creado por ComunicacionesPyme.com
Proudly created with Wix.com

Tel: +54 (0351) 157883194

Email: kehilacordoba@gmail.com
 

Contactos

Bolivar 760. B° Guemes
Córdoba. Argentina