• Mica

La imagen oculta del Mashiaj

Vaikrá 1:1 - 5:26


La muerte del Mesías Yeshúa es la base sobre la cual podemos tener comunión con HaShem y disfrutar de su presencia.

Esta semana comenzamos a estudiar libro de Vaikrá (Levítico), en esta primera porción podremos leer acerca de cinco ofrendas diferentes y todas las leyes rituales correspondientes. Estas ofrendas aparecen en la Torá como: Olá (ofrenda de elevación), minjá (ofrendas vegetales), shlamim (ofrenda de la paz), jatat (ofrenda de pecado) y asham (ofrenda de culpa). Si bien cada una de las ofrendas nombradas tienen por objetivo cubrir distintos tipos de faltas, el sentido subyacente es el mismo (sentido que encontramos en la misma palabra “ofrenda” o “korbanot” en hebreo): la intención de acercamiento a Hashem.


Con esto en mente, y gracias a la detallada descripción de las distintas ofrendas, podremos comprender aun mejor el significado de la palabra “Mashiaj”, presente en esta porción, y su conexión esencial con el sentido de la “ofrenda jatat”.


La ofrenda "jatat" (ofrenda de pecado) y el sacerdote ungido


En Vaikrá 4:2-3 leemos Habla a los hijos de Israel, diciendo: Si alguien peca inadvertidamente en cualquiera de las cosas que HaShem ha mandado que no se hagan, y hace alguna de ellas; si el que peca es el sacerdote ungido, trayendo culpa sobre el pueblo, que entonces ofrezca a HaShem un novillo sin defecto como ofrenda por el pecado, por el pecado que ha cometido.


Pongamos atención a la siguiente expresión, “el sacerdote ungido” en hebreo es ha-cohén ha-mashíaj, es la primera vez que aparece la expresión ha-mashíaj, “el ungido”, en la Torá. La expresión aparece tres veces en este capítulo, en v. 3, 5 y 16.


¡Es muy significativo que la primera vez que esta expresión es presentada en la Torá es en relación con el sacrificio de pecado! Podemos tomar esta conexión como una pre-figura del Mesías y su labor como redentor a través de su sacrificio.


La palabra jatat “error”, “pecado”, viene de la raíz “jatá” que significa “fallar”, “errar”, “pecar”. Pongamos esta traducción en comparación con el siguiente pasaje en 2 Corintios 5:21, donde está escrito: Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en él. ¿Qué significa esto? No significa literalmente que Yeshúa fue hecho pecado, sino que es una clara referencia a este versículo en Vaikrá 4, fue hecho una ofrenda de pecado (“le jatat”) sin defectos, por nosotros.


Como explicamos en el principio, las ofrendas tenían como finalidad acercar a las personas a Hashem a través de la redención, y esa fue justamente la tarea primordial del Mesías: redimir el mundo por medio de su propio sacrificio de pecado para que todo aquel que cree en él, no se pierda, mas tenga vida eterna (Juan 3:16.).


¡La muerte del Mesías Yeshúa es la base sobre la cual podemos tener comunión con Hashem y disfrutar de su presencia!

60 vistas

© 2017 creado por ComunicacionesPyme.com
Proudly created with Wix.com

Tel: +54 (0351) 157883194

Email: kehilacordoba@gmail.com
 

Contactos

Bolivar 760. B° Guemes
Córdoba. Argentina