• Mica

Dar sin recibir

Actualizado: 18 de dic de 2018

Vaiejí > Bereshit 47:28-50:26


Iaccov le pide a Iosef que haga para con él bondad y verdad. ¿Pero qué quiere decir, exactamente, hacer bondad y verdad a alguien?


Han pasado diecisiete años desde el reencuentro de Iaacov y su amado hijo. Ahora, nuestro patriarca, anciano ya, se encuentra próximo a su muerte. Nos relata la Torá que Iaacov avinu le hizo prometer a Iosef que no lo enterraría en Egipto: (…) Si me he congraciado contigo, por favor, pon tu mano debajo de mi muslo y haz conmigo bondad y verdad (חסד ואמת - jésed veemet): ¡Por favor, no me sepultes en Egipto!


Es interesante la expresión que Iaakov utiliza en su pedido a Iosef: haz conmigo bondad y verdad, jésed veemet. Pero ¿qué quiere decir, exactamente, hacer bondad y verdad a alguien?


Dice el Midrash (Gen. Rabá 96:5): Los actos de bondad que la gente hace por los muertos constituyen un acto de bondad verdadera (jésed shel emet), ya que la persona que lo realiza no espera ninguna recompensa. Dentro de la tradición, es muy común asociar el concepto de jésed shel emet a la labor desinteresada que una persona hace por algún ser querido fallecido. Siguiendo esta mirada, podemos interpretar, sin mayores dificultades, el pasaje bíblico citado.


Sin embargo, es posible extender el concepto de jésed shel emet a aquellos actos que una persona realiza de manera desinteresada; es decir que la bondad de verdad, la bondad verdadera reside en las acciones que uno realiza sin esperar nada a cambio. En el mundo en el que vivimos, las acciones desinteresadas, el dar sin esperar, no es algo que se vea muy a menudo. Nos hemos acostumbrado a una forma de vida donde el recibir es lo principal, el motivo, la razón y la causa. El dar, sin embargo, parece una práctica que, poco a poco, se está olvidando, y sólo algunos tontos se preocupan por ello.


D’s quiera que nuestras acciones cotidianas puedan, cada vez más, reflejar la verdadera bondad, la misma que Él tiene para con nosotros.


Para reflexionar y debatir


1- En la bendición de los hijos (Bircat haBanim) que realizamos cada Shabat, ¿por qué pedimos que sean estos como Efraím y Menashé?

2- ¿Por qué Iaakov le pide a Iosef, y no a su primogénito Reubén o al futuro rey Iehudá, que realice todo lo referido a su entierro?

3- Si existe jésed shel emet (bondad de verdad), ¿puede existir jésed shel shéker (bondad de mentira)?


*Para continuar profundizando en otros aspectos importantes de esta porción y ser parte del debate, te invitamos a nuestra clase de estudio semanal (Pardes) los lunes a las 20:00 h en nuestra comunidad.


41 vistas

© 2017 creado por ComunicacionesPyme.com
Proudly created with Wix.com

Tel: +54 (0351) 157883194

Email: kehilacordoba@gmail.com
 

Contactos

Bolivar 760. B° Guemes
Córdoba. Argentina