• Mica

¿Dónde está tu hermano?

Bereshit > Bereshit 1:1 - 6:8


Cuando nos desligamos de nuestras responsabilidades, D”s rápidamente tiene que llamarnos la atención…


Cuando D”s comenzó a crear el cielo y la tierra, tuvo que ordenar el Caos que reinaba sobre la faz de las aguas y echar mano sagrada sobre la informe sustancia de las cosas para así propiciar la vida de la Creación. Todo iba bien, hasta que el ser humano, engañado por su propia debilidad, extendió su mano para alimentarse del pecado y desobedeció la voz divina, que le había advertido de lo prohibido.


Así comienza nuestra historia y las trágicas consecuencias de nuestra irresponsabilidad ególatra, que se resiste a abandonarnos.


En el capítulo cuatro del libro de Bereshit, "Génesis" llamado por los judíos griegos, encontramos, acaso, el episodio más representativo del individualismo egocentrista del que los hombres son presos a causa de su instinto al mal: nos referimos, claro, a la famosísima historia del primer asesinato de la Tierra; el relato de Caín y Abel.

El Señor le preguntó a Caín: ‘¿Dónde está tu hermano Abel?’ Él respondió: ‘No lo sé, ¿acaso soy yo el guardián de mi hermano?’

D”s pregunta, y de nuevo el hombre responde tratando de evadir su responsabilidad personal. Y así se repite sin cesar la historia de Caín y Abel hasta nuestros días, en los que el pensamiento de aquel Caín, aturdido por sus propios intereses, se ha instalado en las mentes vencidas por la falta de amor que el pecado humano propicia. Y la sangre de Abel sigue reclamando justicia, los nuevos Abel siguen muriendo a causa de la responsabilidad que D”s nos dio cuando nos encomendó la vida de la Creación.


Del Mesías aprendemos lo que significa verdaderamente vivir por el otro. En su obra redentora, el relato de Caín invertido, en el que Él se ofrece a la muerte para salvar al oprimido; de esa muerte, de la cual vivimos, entendemos qué significa amar al prójimo.


D”s nos ayude a no seguir perpetuando el asesinato de Caín y que nos ayude a sensibilizar nuestros oídos para acudir y socorrer a aquellos que están en opresión y en injusticia, para poder mostrarles el Camino, la Verdad y a Vida.

Preguntas para debatir:

1. ¿Qué similitudes significativas se pueden extraer de los versos 3:9 y 4:9?

2. ¿Qué diálogo imagina que Caín pudo haber tenido con su hermano antes de matarlo?


Para continuar profundizando en otros aspectos importantes de esta porción y ser parte del debate, te invitamos a nuestra clase de estudio semanal (Pardes) los lunes a las 20:00 h en nuestra comunidad .

10 vistas

© 2017 creado por ComunicacionesPyme.com
Proudly created with Wix.com

Tel: +54 (0351) 157883194

Email: kehilacordoba@gmail.com
 

Contactos

Bolivar 760. B° Guemes
Córdoba. Argentina